quién soy: abogado sin corbata

Me gustaría que supieras quién soy. Para demostrarte que puedes confiar en mí. Así que aquí tienes una breve descripción de mi persona, de mi forma de trabajar, de mi filosofía de vida.

Quiero dejar atrás la visión del letrado fría, distante y formal que tan comúnmente se ofrece en esta profesión. Frente a ello yo soy un abogado cercano al cliente, comprensivo con el mismo y sus problemas.

Mi nombre es Pablo. Soy un abogado entre los muchísimos en activo en la ciudad de Granada. Entonces, habiendo tantos ¿por qué habrías de quedarte conmigo?

Déjame que te cuente una anécdota personal.

Cuando llevaba dos semanas saliendo con la que hoy en día es mi mujer (Alicia), sus amigos organizaron una barbacoa. Era mi presentación en sociedad con su gente.

Al terminar la barbacoa, estando solos Alicia y yo, le pregunte: “y bien, ¿qué han dicho tus amigos de mí?”

Ella respondió: “les has caído muy bien, dicen que no eres el típico abogado….”

No soy un abogado que quiere dar una imagen de cara de pocos amigos

Para mi es mas importante ponerme en la piel de mis clientes. Dar un trato cercano y comprensivo a sus problemas y situaciones para que los mismos se encuentren en confianza.

Utilizar un lenguaje claro y sencillo para que me entiendan, y que no parezca que estoy hablando otro idioma

Dedicar el tiempo que sea necesario para escucharlos. Que se sientan atendidos. Que no tengan la sensación de que son un simple expediente más. Para mí los expedientes tienen nombres y apellidos

Que el cliente y abogado se encuentren cómodos. Te cuento otra anécdota.

Mes de Julio,  preparando un juicio con un cliente. Era un día sumamente caluroso, de esos de 40 grados a la sombra”. Llevábamos unos 10 minutos juntos, cuando de pronto, el cliente me pregunto: “disculpe, ¿sabe usted más por llevar corbata?”

Sorprendido, respondí: “eh.., pues no, claro que no….”

A lo que el cliente comentó: “entonces ¿Por qué no se la quita? Hace mucho calor….”

Quiero hacer primar la sencillez y comodidad con el cliente frente a las falsas apariencias. Me dan igual los estereotipos.

A mí no me veras con un reloj de pulsera de 3000 eurazos. No lo necesito. De hecho es que yo no llevo ni reloj de pulsera, me vale con el móvil para saber la hora.

Y hablando de móviles. Tampoco me vas a ver con el último modelo de Iphone. Para hacer llamadas de teléfono y mandar whatsapp me basta con un móvil de cualquier otra marca.

Lo que ha de primar no son las falsas apariencias, que me permitan marearte sin dar soluciones.

De ahí el nombre de esta entrada: abogado sin corbata.

 

Yo voy a resolver tus problemas, con un trabajo de calidad basado en una dedicación plena al caso, un gran conocimiento teórico de la materia y una profusa experiencia.

– una dedicación plena al caso con un profundo estudio jurídico de cada situación. Dedicando a cada expediente todo el tiempo que necesite.

-una profusa experiencia que van dando los años (vamos, que me hago viejo). Son innumerables los juicios que llevo a mis espaldas.

Desde hace casi diez años pase a a formar parte de uno de los despachos más prestigiosos de Granada, en donde sigo trabajando, compaginándolo con la dirección letrada de mis clientes particulares.

En este tiempo me he especializado en el derecho civil y penal, habiendo llevado temas de otros ámbitos como el contencioso, laboral, familia o menores

-y un amplio conocimiento teórico de la materia. Lo que te voy a contar ahora es un poco pedante, sí, pero es importante que lo sepas si quiero que confíes en mi (me tengo que vender ¿no?).

Este conocimiento teórico se sustenta en una media de sobresaliente en la Universidad (qué tiempos) y casi ocho años de oposiciones estudiando para Jueces, Fiscales y Secretarios Judiciales (ahora llamados Letrados de la Administración de Justicia)

Todos estos años de esfuerzo y sacrificio (ocho años encerrados en una habitación no son fáciles…)  me dieron una profunda formación jurídica. Un conocimiento global de todas las materias que me permite siempre ir un paso por delante.

Pero también me enseñaron a trabajar muy duro, a luchar por los objetivos cueste lo que cueste.

Pues así soy yo, y así entiendo que ha de ser el trabajo de un abogado

Espero que compartas mi filosofía de trabajo y confíes en mí. Yo, por lo pronto me voy quitando la corbata, para que nos sintamos más cómodos y podamos abordar tu caso como se merece

Pablo

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *